martes, 25 de febrero de 2014

POR FÍN ESE CAFÉ.


Dicen que a veces los circunstancias hacen que las cosas no salgan siempre como uno espera. Se puede resumir en aquella ley de Murphy_: " Sí algo puede salir saldrá mal".  Eso paso el jueves pasado.  No sé si fue la casualidad o la unión de diferentes factores que imposibilitaron mi presencia en el mooccafe presencial de mi ciudad, y en el hangoout de mi comunidad virtual. Al final la lluvia, un accidente de tráfico, una avería permanente en la conexión  a la red…Me dejo aislada de los diferentes cafés educativos que me interesaban participar esa  tarde.

Pero quien termina consiguiendo la meta es aquel que sigue caminando aunque sea a trompicones.   Y entre tropiezo y tropiezo  es cuando la orientación ayuda al educando a encontrar  de nuevo el camino.  Ese camino lo ofrecio Alberto del Mazo@alb_del_mazo de forma virtual a todos aquellos docentes interesados en la orientación educativa.  Como quién se agarra a un clavo ardiendo me aferre una participación via twitter. Y cuál fue mi sorpresa cuando algunos de mi twitter fueron recogidos por una compañera.

PARTICIPANDO EN LA #MOOCafEOE de Comunidad OrienTapas de orientadores en directo: Algunas de mis aportaciones via twitter Virginia Al Alonso,  



Pero me quedaba con la espinita clavada. Eso que todos comentabais la experiencia tan diferente de sentirse conectados a otros docentes diversos intereses profesionales y etapas educativas pero con un misma preocupación y deseo:  Cambiar la escuela actual.
Y  fue entonces cuando @javiramossancha, preguntaba si algún rezagado se animaba a un café virtual. Aquí me gustaría citar a @VtMarin por organizar






Hango
Era mi oportunidad, para participar activamente al fin en uno de esos cafés tan especiales de los cuales todos hablabais maravillas.
Y por fin llego el día. La experiencia no sólo no me ha defraudado, sino que me ha encantado. Al principio nos costaba arrancar, como los niños pequeños algunos nos sentíamos intimidados y hasta cortados. Pero el hielo lo rompió perfectamente nuestro moderador Vicente. Gracias por tu compromiso. A medida que avanzaba la actividad, el dialogo se mantuvo respetando  el turno de palabra cedido a cada uno de nosotros por  Vicente. Os dejo el enlace de nuestro CAFÉ PARA REZAGADOS.
La verdad me ha encantado esta experiencia. Me ha resultado realmente gratificante. Cada uno de nosotros ejercemos la docencia en diferentes ámbitos y participamos en diversas comunidades del reto. Pero hemos llegado a grandes conclusiones. Es necesario cambiar la escuela, eso nadie lo duda. Pero como decía un compañero si somos tantos en estas iniciativas y todos queremos cambiar la escuela: ¿ Qué hace que no se produzca ese cambio?. Las tecnologías son un puente real para ese cambio, pero no debe ser el único. La creatividad, la significatividad, lo social, las competencias, la investigación, el aprendizaje crítico ….. No deben abandonar nuestra metodología. 

Las experiencias durante el curso, nos ha motivado  a practicarlo en nuestra aula. Nos resulta motivador y atractivo llevar a cabo muchas de las herramientas que vamos aprendiendo. Yo en mi caso las google apps y las infografías. Aunque el supuesto práctico de " Afania" nos despista en general.  Pero lejos de alejarnos y enfriar nuestro interés quizás nos motiva mucho más. Nos hace ser mucho más críticos y reflexivos. Y entre las reflexiones me quedo con dos que responden a las siguientes preguntas_:
¿ Realmente ha cambiado tanto el sistema educativo?. ¿ Realmente han cambiado tanto nuestras aulas?

Vicent afirmaba que el momento le recuerda a la Edad Media, donde la cultura recaía en aquellos que sabían escribir. El resto se podían definir como analfabetos. Los analfabetos funcionales en la actualidad son aquellos que no saben manejar las Nuevas Tecnologías. Esa diferencia real, no siempre se observa en nuestras aulas. Aulas que para otro compañero, no se diferencian tanto de la que define una escuela tradicional y conservadora del discurso docente. Lo único que nos diferencia es que encima de nosotros hay un cañón y detrás una Pizarra Digital Interactiva.  Nuestras aulas están dispuestas de la misma forma que hace 50 años. Por lo tanto la escuela no avanza, no cambia. Solo cambia la pizarra y los instrumentos tecnológicos.


He decir que me encantan estas dos reflexiones. No se trata de llenar el espacio y el tiempo de tecnología, como quien ocupa las horas mirando por la ventana. Se trata de cambiar la metodología.

Con eso me quedo. Un cambio metodológico que abarque la creatividad, la significatividad, lo competente, lo social, lo activo, las competencias…..

Y me quedo con una experiencia que me ha llenado y quiero repetir. Como decía una compañera:  Las primeras veces marcan , y esta me ha marcado de un modo muy positivo. Gracias chicos.

 







 

No hay comentarios:

Publicar un comentario